• CIANE

Celebrando la báscula y no la vida

Últimamente el movimiento libre de dietas, no pesocentrista está teniendo nuevos adeptos en el campo de la salud, médicos, nutriólogos y otros profesionales comienzan a enterarse e interesarse, ya sea por interés real o por tendencia. Pero hay un integrante muy importante en el equipo de la salud que no se ha enterado, los entrenadores o profesionales de ejercicio físico.




Veo con ojo clínico de cultura de dieta y pesocentrismo, que continúan basando la motivación y celebración de los avances en sus programas de ejercicios en la pérdida de peso o en fotos de antes y después con los kilogramos en el pie de foto o comentarios con cuanto peso perdido.

He podido ver que nutriólogos adscritos a gimnasios o a programas de ejercicio, contribuyen a esta práctica, de celebrar la pérdida y no lo que se gana en un programa de ejercicio que sea beneficioso integralmente para sus clientes.



En un caso grupal cercano, he observado la presión y motivación, que aun es “positiva” para continuar ejercitándose, pero con el pensamiento de restricción y culpa todo el tiempo, esto “no lo debí comer” “ya no quiero ser gordita” “después de este entrenamiento ni ganas de comer para no ganar lo perdido”. Esta clase de pensamientos condicionan a una sensación de frustración a largo plazo y a una relación insana con la comida. En estos casos que he sido testigo tanto de la disciplina del ejercicio como de la dieta restrictiva, el peso ha fluctuado, como es normal, han ganado condición física, seguro que también han mejorado en funciones metabólicas, pero sus promotores de salud ENTRENADOR Y NUTRIOLOGO no han permeado en la importancia del cambio de vida que han tenido, ganar salud, no solo un aspecto físico que se refleja en una báscula, y que se evalúan mal o bien según el resultado de la misma.



El peso en personas con sobrepeso y obesidad resultado de un estado proinflamatorio va a ser fluctuante, por las mismas adaptaciones fisiológicas de la restricción calórica. No somos cajas registradoras, o calculadoras, somos mucho mas que eso por eso calorías ingeridas, calorías oxidadas, calorías reservadas, cálculo energético etc. no son exactos, son estimados y cada cuerpo, metabolismo, funciona diferente. Es aquí importante la labor de un nutriólogo o nutrióloga como educadores y promotores de la salud integral no solo celebrantes de la pérdida de peso, tanto con clientes como con el equipo de entrenadores.

No podemos vender salud a través de un programa que se contraponga a otra área de la salud. Hay que hacer conscientes a los clientes porque llega un punto que el cuerpo no funciona igual a los estímulos y los resultados serán más lentos, tanto en el acondicionamiento físico como en la “pérdida de peso” porque no es posible y tampoco es saludable restringir cada vez mas y más, de ahí vienen los famosos “rebotes”.



Querido nutriólogo y nutrióloga, revisa la evidencia en relación con dieta restrictiva y pérdida de peso. Podemos hacer la diferencia en la salud y no solo condicionar a una vida de dieta-no dieta a nuestros pacientes y clientes. Y también platica con tu equipo, actualiza a los entrenadores en estos temas, que sea cada uno líder en lo que les toca, ambos promotores de la salud, pero el entrenador a entrenar y el nutriólogo a nutrir.


8 vistas0 comentarios