• CIANE

La industria alimentaria y su impacto en el planeta

La pandemia nos ha hecho conscientes o al menos ha hecho evidente la situación real que mantenemos con el medio ambiente, la naturaleza.

Durante los primeros 2 meses nos sorprendimos con los cambios que a través de redes sociales compartían medios o personas quienes captaban escenas no antes vistas, ríos más limpios, animales tomando calles y ciudades donde nunca antes se les vio, la disminución de la contaminación auditiva, polución.


La ONU publicó en sus noticias sobre como Los efectos del confinamiento en el medio ambiente han demostrado que sí es posible vivir en un mundo con aire más limpio, así como trabajar y transportarnos de manera más saludable. Además, el COVID-19 ha demostrado la necesidad de estar sanos para evitar correr mayores riesgos.

Y el medio ambiente también está directamente relacionado y comprometido con la forma de producir los alimentos.




Las grandes empresas de la industria agroalimentaria han provocado un grave daño a la tierra, al alterar el ciclo natural de siembras y cosechas, explotando la tierra y en muchos casos perdiendo esas tierras para cultivo al perder su fertilidad, así como la producción de ganado que ha crecido impresionante contamina los suelos y el agua además de los gases que emite.


Está claro que también se asocia con la sobre demanda de productos globalizados donde cadenas de producción y distribución están involucradas y las cuales también abonan a la contaminación por el consumismo utilizando más plásticos para poder transportar, enviar y conservar, todo esto debido no aprovechar y consumir los productos de temporada y de la región, además que las producciones de estos alimentos propios de la región han disminuido por la menor demanda y menor comercialización a falta de políticas públicas que protejan al pequeño productor.




Otro de los factores que intervienen es lo consumistas que nos hemos vuelto como sociedad en relación a alimentos, el marketing ha hecho un gran trabajo. Tan fácil como ingresar a una tienda y observar toda la oferta y si esta oferta de alimentos ultraprocesados existe es porque la demanda es muy alta. Este tipo de alimentos ultraprocesados, a los cuales tenemos el acceso prácticamente en cualquier momento por ser empaquetados y con métodos de conservación, no son los más nutritivos, pero si los más consumidos. Y al consumirlos en grandes proporciones de forma constante, nos enferma y también contribuimos a contaminar aún más el planeta.




Como sociedad tenemos que comenzar a autoevaluarnos. Sobrealimentarnos acarrea enfermedades metabólicas con costos altísimos en salud pública y también afecta a la tierra, donde vivimos y la que nos alimenta.

Comer saludable y eficiente no solo nos beneficia a nivel personal, beneficia a la única casa que todos compartimos, el planeta.

0 vistas