• CIANE

La nueva normalidad y la Salud

Estamos a punto de volver a nuestra rutina todos los que participamos en la lucha contra la pandemia desde el confinamiento y trabajando desde casa, en esquema home office. Una rutina que será muy parecida tal vez a la que solíamos llevar hace más de dos meses pero no igual.




Tendremos que adaptarnos a los cambios que resultan de la presencia continua del #SARSCOV2,


desde las medidas para ingresar a los centros de trabajo, la convivencia entre colaboradores, la disminución de las horas de oficina, la forma de hacer negocios a través de citas, visitar clientes o atraer clientes a nuestros espacios quienes prestan servicios presenciales. atraer clientes a nuestros espacios quienes prestan servicios presenciales.


Pero este regreso en el cual nos tomará otro período de adaptación, no puede distraernos de lo importante LA SALUD.


Que es por lo cual hemos estado en cuarentena, pendientes de lo que sucedía en torno a las estadísticas de morbilidad, mortalidad y la acción ante esto del sector salud. Hemos vigilado, tal vez no todos pero muchos, muy de cerca la evolución poblacional a nivel nacional y mundial el comportamiento de la curva.

Y en esta publicación queremos invitar a ser congruentes con esa constante preocupación que tuvimos en las fases anteriores.

No debe ser el regreso a la nueva normalidad motivo de olvido los temas de salud que nos aquejan como conglomerado.


Tanto la permanente vigilancia del comportamiento del virus y de la presencia del COVID-19 como las medidas para evitar propagación y contagio, pero también

la importancia de la salud como un ente integral.


Nos amenaza un virus a nivel mundial y puede ser que nadie se salve de contraerlo, pero cómo país nos amenazan enfermedades crónicas, producto de hábitos y estilos de vida, que ahora no solo matan a largo plazo sino que complican la evolución al contraer el virus, tal es el caso de personas con diabetes, hipertensión y otras enfermedades crónicas, muchas que son complicaciones propias de las dos antes mencionadas.



Prevenir el contagio del virus es cuestión de estrategias de contacto entre personas, de sana distancia,

pero prevenir enfermedades que le causan un costo elevado y sobrepasan los presupuestos anuales del sector salud las cuales son relacionadas con patrones de conducta y de rutinas normalizadas es responsabilidad de todos los sectores relacionados con la economía.

El sobrepeso y la obesidad no solo es cuestión de kilos de más, son el escalón previo a enfermedades que disminuyen la calidad de vida

y a corto plazo la productividad y rendimiento de nuestros colaboradores.


Invertir en un programa de salud para prevención y control de enfermedades crónicas es una decisión que a mediano y largo plazo protegerán en todos los sentidos la salud de tu empresa.


Te invitamos a contactarnos para conocer los servicios y programas que ofrecemos, los cuales siempre adaptamos a las necesidades propias de nuestros clientes y sus colaboradores.

La salud empresarial es también un activo que como empresarios tenemos que proteger.

0 vistas