• CIANE

¿Qué involucra tener un sistema inmune sano?

Actualizado: may 5

Desde que comenzamos a ver en las redes sociales noticias acerca de la enfermedad COVID-19, resultado de la infección del virus SARS-COV2, el otro término que viene ligado es sistema inmune, cómo “reforzarlo”, “mejorarlo” o “protegerlo” pero ¿qué dice la ciencia, las investigaciones recientes?



En los últimos años la literatura hace evidente como los nutrientes influyen en el sistema inmunitario y como algunos componentes de la dieta modulan los procesos inflamatorios.

Lo que sucede al presentarse COVID-19 es una inflamación a nivel celular que en algunos casos no puede ser modulada por el mismo sistema inmune y es cuando se presenta Síndrome Respiratorio Agudo Grave denominado SARS-Cov dañando pulmones y otros órganos.


Investigaciones, publicaciones y artículos relacionados con el sistema inmune y la dieta cobran mucho sentido en estos momentos y se está trabajando en estudiar ahora específicamente COVID-19 y nutrientes, esperando poder conocer con certeza la relación de estos y su beneficio para tratamiento y prevención de complicaciones.

De nada sirve conocer todos los agentes de la dieta, nutrientes, propiedades, etcétera y consumirlos sino vemos como un todo al sistema inmune.

No se trata solo de que comer para evitar o prevenir, como una pócima mágica o como un remedio, se trata de la suma de los factores que benefician la homeostasis (el equilibrio) del sistema inmune. No necesitamos un sistema inmune reforzado o superior necesitamos un sistema inmune sano en su equilibrio donde los factores ambientales también juegan un papel importante.

Estos son: la nutrición ya mencionada, el ejercicio físico y la capacidad cardiovascular, la actividad física (lo opuesto al sedentarismo), el correcto aprovechamiento del sueño (dormir), la salud mental y emocional.


Todos estos factores ambientales influyen en la respuesta de nuestro sistema a virus y agentes externos que amenazan la salud.

Por eso queremos a través de una serie de publicaciones, compartirles cómo podemos mantener un estado de salud óptimo a mediano plazo para que a partir de ahora vigilemos nuestras conductas y hábitos en pro del equilibrio de nuestro sistema inmune. No se trata de no enfermarnos porque posiblemente sea inminente, se trata de brindarle a nuestro cuerpo las mejores herramientas para combatir si fuese necesario esos agentes externos, pero no hay que esperar a presenciar la enfermedad sino que podemos aprovechar para conocer las razones y practicar hábitos que nos benefician a nivel celular.



En la siguiente publicación hablaremos del comportamiento del sistema inmune y los nutrientes que lo modulan en presencia del virus, qué consumir y las fuentes de dónde obtenerlos.

37 vistas